El paradigma de la complejidad y la educación

Ir abajo

El paradigma de la complejidad y la educación

Mensaje por Admin el Miér Oct 05, 2016 2:21 am

Como consecuencia del surgimiento de nuevas percepciones, teorías, concepciones acerca del conocimiento del mundo,  emerge un nuevo paradigma, que propone  la construcción del conocimiento mediante nuevas formas de observación, denominado Paradigma de la Conjunción, que a diferencia del Paradigma Científico Positivista contempla el conocimiento de una realidad inacabada, que toma en consideración al sujeto que conoce, sus sentimientos y aptitudes sin excluir ni subsumir en él la visión positivista de la ciencia sino planteando su entrelazamiento dialógico, su coexistencia en la heterogeneidad de visiones. Dentro de este paradigma de la conjunción, del religamiento, se hace referencia al pensamiento complejo, cuyo principal exponente es el antropo-sociólogo y filósofo Edgar Morin.
Esta nueva perspectiva del conocer, se sustenta en tres postulados interdependientes que Rodríguez de Rivera explicita de la siguiente manera:
1. Superación de la lógica dicotómica (…) en una lógica transclásica policontextural;
2. Superación del enfoque centrado en el sujeto por un planteamiento reflexivo-comunicacional;
3. Superación del paradigma calculatorio-funcionalista por admisión de la complejidad (2005: s/n).
Se modifica la concepción de una realidad en relación jerárquica, basada en una lógica monocontextural, que da fundamento a la visión dualista de la realidad: espíritu/materia; sujeto/objeto. Bajo esta óptica se plantea una nueva fórmula para hacer ciencia, una nueva forma de conocer, procura la visión de una realidad concebida como inacabada, por hacer y a construirse, que incluye al sujeto quien la religa e interacciona con ella de acuerdo con sus experiencias promoviendo nuevas formas de reflexión sobre la misma.  
Es por ello que desde la perspectiva de una epistemología de la complejidad, el problema del conocimiento y por ende de la educación,  se aborda desde una concepción sistémica del pensamiento y a la vez, rizomática, es decir, continua y discontinua, lineal y mediante líneas de fuga, entendiendo al pensamiento como pensamiento complejo, a partir de una visión evolutiva del conocer pero también de un desarrollo a saltos discontinuos, un pensamiento en dependencia con las visiones de él o los observadores.
En efecto, a diferencia de la concepción clásica-mecanicista del pensamiento moderno acerca del conocimiento de la realidad, el pensamiento complejo propone abordar el conocimiento en consideración de un sujeto que reconoce y percibe posiciones antagónicas, que es capaz de articular lógicas diversas, que se involucra y se integra con el objeto que conoce, que reconoce en los fenómenos características regulares e irregulares, que liga elementos y fenómenos, que abandona lo simple y concibe su complejidad.
La propuesta educativa de Morín en el marco de la Complejidad implica una enseñanza  comprensiva de un conocimiento multidimensional, que contempla un aprendizaje orientado al abordaje de problemas, promotor de la integración de saberes y la interculturalidad, alejado de verdades absolutas en el reconocimiento de la incertidumbre el error, la ilusión y  la comprensión de realidad desde la diversidad. Un aprendizaje que incorpora al sujeto cognoscente, su emocionalidad, sus experiencias, el entorno donde se produce el acto de conocer y el contexto donde deviene aprendiz. El reconocimiento de la incertidumbre, de la ecología de la mente, el cosmos y el conocimiento que contienen y lo contiene, un nuevo ethos de comunicación humana, en fin: El método como actividad pensante y consciente  La forma de pensar compleja que se prolonga en forma de actuar compleja (Morin, 2008:368).
Otro de los aportes de Morin, es el relativo al modo de pensar transdisciplinario, a partir del cual se da toda la reflexión epistemológica de su obra. En tal sentido, si bien los saberes pueden estar territorializados, estructurados y defendidos por disciplinas institucionalizadas, pueden existir entre ellos frías o cordiales relaciones de interdisciplinariedad; pero toda toma de conciencia de un saber definido, pondrá de presente su condición de unicidad en un juego organizacional de multiplicidad; su inevitable relación con el sujeto que lo piensa y con formas culturales de comprensión, aplicación técnica o transmisión educativa. En consecuencia, el saber sólo de una disciplina definida no existe,  lo que existe en realidad es un pensamiento complejo de interacciones conceptuales y saberes en movimiento organizacional, dentro de algo que nombramos conocimiento, algo tan ligado a la conciencia humana como a la cosmogénesis del universo (citado en Vallejo-Gómez, 2002).
El enfoque de la Complejidad, desde la perspectiva de la educación comprende una visión acerca del proceso de formación del conocimiento que parte de la eliminación de un conocimiento determinado y que determina, acrítico, objetivo, lineal y estructurado, para hacer emerger un conocimiento multidimensional,  significativo, que  interacciona con la realidad exterior, que se acerca a una realidad comprensiva de nociones antagónicas,  que se encuentran para converger y encontrar el consenso dentro de la diversidad.
Motta (2006) habla de la necesidad de realizar un esfuerzo de integración de los conocimientos, lo cual requiere de parte del docente de una relativa experiencia en dinámicas interdisciplinarias y una visión transdisciplinaria del mundo, que se base en un modelo epistemológico muy cercano a la visión sistémica de la realidad, el cual los docentes en general todavía hoy desconocen. Agrega a esto, la falta de herramientas que les permitan situarse frente a la emergencia de la Complejidad en las ciencias en particular, y en las sociedades en general, además del desconocimiento generalizado en el ámbito educativo acerca de la necesidad de un análisis crítico de las distintas posturas y debates en torno a la problemática de la transdisciplinariedad ya que dicha problemática está implícita en los diseños curriculares y está directamente relacionada con la crisis y emergencia de nuevos paradigmas; con la complejización del mundo de las ideas; con la fragmentación de la vida social y con la ausencia de espacios religantes en el ámbito educativo para el desarrollo de la vida espiritual.
La Educación en el contexto del Paradigma de la Complejidad va mas allá del paradigma clásico, a lo disciplinario a lo reduccionista, va hacia detonar preguntas, cuestionar respuestas, religar saberes, repensar verdades tenidas como ciertas, hacia el atreverse a  trans formar, trans figurar, trans vertir, trans fundir, trans subvertir, trans mitir esa esencia de lo efímero de todo conocimiento.
Quisiera comenzar este foro haciéndome las siguientes preguntas:
¿Qué se entiende por  transdisciplinariedad?
¿Cómo impactan estas posturas a la educación?

Admin
Admin

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 05/10/2015

Ver perfil de usuario http://corrientepedagogica.forovenezuela.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El paradigma de la complejidad y la educación

Mensaje por maisanta6 el Jue Oct 06, 2016 1:06 am

Cuando estudiamos este tema " el paradigma de la complejidad y la educación" y abordamos  nuevos enfoques o paradigmas que surgen  como contraposición, mas no como factor de exclusión a otras tendencias, vemos  en ellos una marcada tendencia de igualitarismo, de socialismo en la educación, tal es el caso del " paradigma de la conjunción enunciado por  el filosofo francés Edgar Morin, quien por cierto es hombre de izquierda y estuvo ligado al socialismo  en Francia.Tal es su visión de  una nueva manera de conocer el mundo, ya que plantea  a través de  el mencionado paradigma que el conocimiento  es infinito o inacabado y que toma en consideración al ser humano como sujeto pro activo en primera instancia, lo subjetivo de este, su percepción subjetiva, sus valores ( opuesto a la visión positivista que es radicalmente objetiva y la verdad es única) pero plantea ademas que para hacerse una visión del mundo es importante  el factor " dialogico" entendido este como una forma de aprendizaje que resulta del dialogo " igualitario" ( socialismo) donde debe predominar la validez de lo estudiado sin pretensiones de poder, de manera que Morin plantea que ambas visiones, la positivista y la conjunción  no deben excluirse una de de otra, sino entrelazarse a pesar de la diversidad de visiones.
 Por otra parte nos encontramos dentro de sus planteamientos con el " pensamiento complejo" que tiene que ver con lo enmarañado, lo difícil, lo obstaculizado para conocer la realidad de las cosas, por lo que Morin dice: "Lo complejo designa hoy una compresión del mundo como entidad donde todo se encuentra entrelazado, como un tejido  compuesto  por finos hilos." Mas adelante plantea lo siguiente:" El pensamiento complejo es ante todo algo que relaciona. Es el significado mas cercano al termino complexus( lo que esta tejido en conjunto) esto quiere decir que en oposición al modo de pensar tradicional, que divide al campo de los conocimientos en en disciplinas atrincheradas y clasificadas, el pensamiento complejo es un modo de religacion." Con estos enunciados, el filosofo Frances sencillamente quiere decir que para la comprensión de la sociedad, de la cultura, de la política y otras áreas en que nos desenvolvemos, no necesariamente debe parcelarse sino comprenderlas como un todo, ya que todo  se relaciona entre si, es una especie del todo con las partes que se engranan. Esta concepción , repito no es excluyente, puede convivir perfectamente con otros paradigmas que estudian las diferentes concepciones del mundo y su evolución, ya que no existe a su criterio UNA VERDAD ABSOLUTA  que limita a quienes somos capaces de conocer la realidad, Morin expresa que , algo que es muy cierto y con lo cual yo coincido y es que la forma de concebir la realidad no le puede pertenecer solo a una parcela de poder, que interpreta y re interpreta la realidad solo a acorde con sus intereses.  Es decir que a su criterio ( y esto tiene que ver con un pensamiento de izquierda) debe existir la inclusión  en la transdiciplinariedad, o sea, diferencias  en las concepciones pero coincidencias en las mismas. Algo así como una coexistencia pacifica. No somos maquinas sin duda, somos seres pensantes que actuamos y vivimos en una sociedad y la transformamos en nuestro actuar sobre ella.

      Si llevamos el pensamiento complejo al campo educativo tendríamos como producto un sujeto multifuncional, con ideas claras, diversas , critico, creativo, con una concepción  amplia de la realidad.   Es decir un sujeto que pueda ir al campo de las disciplinas diversas y no encajado en un molde cartesiano.Donde sus ideas puedan encajar en una y en otra área del conocimiento ( multidisciplinario) por que repito, considero que desde la edad moderna, por citar un ejemplo, la concepción del mundo a sido planteada por una clase dominante para responder  a sus intereses! es la hora de la liberación del pensamiento! en este tercer milenio de nuestra era cristiana!!!

maisanta6

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 05/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El paradigma de la complejidad y la educación

Mensaje por Alexander Reyes el Jue Oct 06, 2016 6:17 pm

Los avances tecnológicos y científicos que día a día van en aumento junto con el uso y difusión de los mismos, se contraponen a muchos de los preceptos conservadores que, dentro de la academia militares implica el uso de las nuevas tecnologías en el proceso de enseñanza aprendizaje. La propuesta educativa de Morín en el marco de la Complejidad implica una enseñanza comprensiva de un conocimiento multidimensional, que contempla un aprendizaje orientado al abordaje de problemas, promotor de la integración de saberes y la interculturalidad, alejado de verdades absolutas en el reconocimiento de la incertidumbre el error, la ilusión y la comprensión de realidad desde la diversidad.
Si bien es cierto que aun y la esencia en lo que se enseña y el contenido de los programas no se ha modernizado en su totalidad salvo algunas variantes en la presentación de contenidos temáticos, el esquema de trabajo que se empieza a manifestar en el hecho de realizar esta especialización en pedagogía militar donde se está poniendo todos los medios para actualizar el uso e implementación de algunas herramientas tecnológicas las cuales presenta un innovador panorama en las formas de enseñarle a los cadetes, el problema principal radica no en la implementación de las tecnologías sino en la falta de interés por muchos docentes de aplicarlas al momento de impartir sus contenidos temáticos, factores como el temor al cambio, a lo desconocido; imposibilitan su participación en la era de la modernidad; por una parte, los retos ante la modernización tecnológica en las aulas, se manifiesta en base a dos vertientes; una de ellas el giro tradicional con el que siguen operando a la hora de impartir su instrucción y por el otro la necesidad de renovar y modernizar todos y cada uno de los métodos con que cuentan; sin dejar de reconocer que solos no pueden lograr un óptimo desempeño académico.
Este paradigma de la complejidad incorpora al sujeto cognoscente, su emocionalidad, sus experiencias, el entorno donde se produce el acto de conocer y el contexto donde viene aprendiz. Es así, que los profesores quienes son los que tienen una mayor interacción con el alumno, son los promotores principales del uso de las herramientas que la tecnología brinda al proceso de aprendizaje; la máxima misión encomendada al docente de enseñar, debe realizarse con el más alto sentido de innovación y disposición al cambio, es así que su responsabilidad radica en adecuarse al cambio que el uso de la tecnología pone en sus manos.
Debe recalcarse que el propósito principal de la academia, no se relega ni se altera con el uso de las herramientas tecnológicas puesto que es de los pilares más sólidos dentro de la organización social. El docente es otro más y es el que debe consiente sobre el uso de los ordenadores no interfiere en sus actividades academica, sino que las complementa; que además reconoce que la innovación tecnológica le da la pauta para buscar, investigar y complementar aún más el conocimiento que ya posee, esto siempre pensando en el bienestar de los niños. El enfoque de la Complejidad, desde la [/justify]perspectiva de la educación comprende una visión acerca del proceso de formación del conocimiento que parte de la eliminación de un conocimiento determinado y que determina, acrítico, objetivo, lineal y estructurado, para hacer emerger un conocimiento multidimensional, significativo, que interacciona con la realidad exterior, que se acerca a una realidad comprensiva de nociones antagónicas, que se encuentran para converger y encontrar el consenso dentro de la diversidad.
Motta (2006) habla de la necesidad de realizar un esfuerzo de integración de los conocimientos, lo cual requiere de parte del docente de una relativa experiencia en dinámicas interdisciplinarias y una visión transdisciplinaria del mundo. Si el docente aprende a conocer la facilidad que le proporcionan las herramientas tecnológicas dentro de su enseñanza, lograra contagiar a los cadetes de seguir utilizándolas día con día, no solo en el aula sino además llevarlas a su casa y seguir explorando caminos por los cuales acceder el conocimiento no solo dentro del salón de clases a la usanza tradicional sino que además el cadete buscara las alternativas posibles para involucrar en este proceso también a sus padres y que estos se den cuenta que las herramientas tecnológicas no le impiden a los cadetes aprender y que el aprendizaje no solo está en los libros de texto; de allí que se considere que el docente es un facilitador del conocimiento y de los medios para accesar a este.
Dentro del sistema educativo existen diferentes posturas por parte de los promotores de la educación respecto al porqué de la falta de interés de los cadetes, por una parte aquellos que se desconciertan ante las soluciones para erradicar problemas de aprendizaje, deserción, índices de reprobación, ausentismo escolar, falta de interés en una o varias materias, etc., y que aun y conociendo las posibles soluciones no hacen nada por aplicarlas; algunos otros se ubican en una posición de anhelo aunque desconocen cómo hacerlo están dispuestos al cambio para vencer todos y cada uno de los obstáculos que se han presentado en épocas pasadas, el reto de los docentes está en buscar nuevas estrategias de aprendizaje para los cadetes, estrategias que acompañadas de ciertas herramientas tecnológicas harán que el cadete muestre mayor atención, mayor interés y sobretodo un alto rendimiento en muchos de los casos.
La Educación en el contexto del Paradigma de la Complejidad va más allá del paradigma clásico, a lo disciplinario a lo reduccionista, va hacia detonar preguntas, cuestionar respuestas, religar saberes, repensar verdades tenidas como ciertas, hacia el atreverse a transformar, trans figurar, transvertir, trans fundir, trans subvertir, transmitir esa esencia de lo efímero de todo conocimiento. De aquí la importancia del desafío para la escuela pública y privada que no siempre es sinónimo de modernidad e innovación es recuperar la confianza de los padres en el sistema educativo y demostrar que pueden adaptarse y aplicar las herramientas tecnológicas en favor de los alumnos.
Dentro de los desafíos que se plantean dentro del sistema de la complejidad es que los cadetes adquieran el máximo de conocimientos posibles utilizando las herramientas necesarias y que se presentan constantemente para apoyar de manera gradual a la obtención del conocimiento, dichas herramientas son un apoyo más para todos los que integramos la Academia Militar Bolivariana ya que estaríamos cambiando los paradigmas de la enseñanza.

Alexander Reyes

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 06/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El paradigma de la complejidad y la educación

Mensaje por Francisco Perez el Vie Oct 07, 2016 4:25 pm

La transdisciplinariedad añade el hecho de que está constituida por una completa integración teorética. En ella, los participantes trascienden las propias disciplinas logrando crear un nuevo mapa cognitivo común sobre el problema en cuestión, es decir, llegan a compartir un marco epistémico amplio que les sirve para integrar conceptualmente los diferentes componentes de sus análisis. Es por ello que para superar el reduccionismo de la interdisciplinariedad, el Paradigma de la Complejidad postula la necesidad de organizar el conocimiento científico desde la transdisciplinariedad. La proyección transdisciplinaria de las ciencias persigue como objetivo, siguiendo a Edgar Morin (2001:32 y s.) «no un sector o parcela sino un sistema complejo que forma un todo organizador que operan el restablecimiento de conjuntos constituidos a partir de interacciones, retroacciones, interretroacciones y constituyen complejos que se organizan de por sí». El epistemólogo y físico teórico Basarab Nicolescu ha precisado aún más esta noción. Por transdisciplinariedad entiende aquello que se sitúa a la vez entre las disciplinas (interdisciplinariedad), a través de las disciplinas (pluridisciplinariedad) y más allá de las disciplinas (transdisciplinariedad) cuya finalidad es la comprensión del mundo presente a partir de la unidad del cocimiento. Unidad que no opera por reducción, como es lo propio de la Ciencia Positivista, sino integrando y dando cuenta de la pluralidad, de la diversidad, de las propiedades emergentes de la realidad, como evidencia la Teoría del Caos. Subyace en esta actitud reformista un firme intento de reformular la racionalidad sobre la que la  ciencia y la tecnología se han venido apoyando. Esta actitud reformista afecta indistintamente tanto a las ciencias empírico-naturales como a las ciencias sociales y humanas y, en consecuencia, incide asimismo en las Ciencias de la Educación.
Las principales diferencias entre ciencia inter o disciplinar –un ejemplo de este tipo de organización del conocimiento se da en las Ciencias de la Educación– y ciencia transdisciplinar vendrían dadas por la finalidades epistémicas y la escala y racionalidad aplicadas; en relación con las finalidades, si a la ciencia (inter)disciplinar corresponde explicar, sin trascender, su objeto propio de conocimiento a fin de preservar su autonomía como ciencia, a la ciencia transdiciplinar corresponde comprender y explicar la dinámica evolutiva de los fenómenos como consecuencia de la complejidad dinámica que caracteriza la realidad. A pesar de los hallazgos y el progreso que para el conocimiento ha supuesto la ciencia inter (disciplinar) de vocación analítica, ésta, no obstante, sólo ha permitido dar cuenta de una complejidad simplificada y reductora que excluye de sus explicaciones, entre otros procesos, las fluctuaciones, la irreversibilidad, la aleatoriedad, el entrelazamiento de las partes y el todo. En relación con la escala y la racionalidad aplicadas, si la ciencia analítica aplica el reduccionismo –«parte» vs «todo»– e incorpora los criterios de racionalidad de la ciencia positivista: reduccionismo, repetición (experimentación) y refutación de hipótesis (Ferrer, L.:1998), la transdisciplinariedad en la ciencia incorpora estos tres principios: 1) el principio de no reducción; 2) la lógica del tercero incluido (principio de inclusión) y 3) el análisis sistémico que se interesa por dicha complejidad dinámica.
El intento por proyectar esta visión transdisciplinaria a las Ciencias de la Educación lo ha realizado Georges Lerbet (1995). Como se ha indicado, la visión transdisciplinaria tiene por objeto generar un sistema de conocimientos unificado y multidimensional en torno a una unidad organizada: el Hombre y el Universo. La propuesta de G. Lerbet se concreta en el proyecto de unas Nuevas Ciencias de la Educación para la que proclama un nuevo estatuto epistemológico. Lograr una comprensión integral de lo educativo pasaría por proyectar en el conocimiento educativo de modo unificado la mirada biótica y la simbólica junto con la propiamente pedagógica. Frente a la fragmentación del saber educativo y el monolingüismo científico, Lerbet propone la cooperación transdisciplinar entre científicos procedentes de diversos campos (neurobiológicos, sociohistóricos, antropológicos y pedagógicos propiamente dichos). Estas nuevas Ciencias de la Educación incorporarían un puente entre la mirada biótica y la simbólica y tendrían como objetivo elaborar un conocimiento unificado, fiable y global del fenómeno educativo en su contexto presente. La ruptura transdisciplinaria exige, como paso previo, la complementariedad de los estudios interdisciplinares.

Francisco Perez

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 06/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

EL PARADIGMA DE LA COMPLEJIDAD Y LA EDUCACIÓN

Mensaje por Alimir Garcia el Dom Oct 09, 2016 5:14 pm

"Es más fácil desintegrar un átomo que un pre-concepto"
 Albert Einstein

La educación, admitida como la acción que confiere a las personas la oportunidad de desarrollar la capacidad intelectual, moral y emocional, condicionada por el entorno cultural y los sistemas de convivencia de los pueblos y comunidades, puede comprenderse desde una visión integral, donde su evolución ha estado dinamizada por los diversos paradigmas que en su tiempo le han dado formalidad y sustentabilidad.
De esta manera podemos pasear por paradigmas como el conductismo, cuyo modelo epistémico se centra en el estímulo respuesta. Por su parte el paradigma Humanista, estima que el ser humano es una totalidad que excede a la suma de sus partes. Luego se incorpora el Cognitivismo, donde el sujeto es un ente activo, cuyas acciones dependen en gran parte de representaciones y procesos internos que él ha realizado como resultado de las interacciones previas con su entorno físico y social. Así mismo, se integra el Socio Cultural,   paradigma que establece que el desarrollo cognitivo individual no es independiente o autónomo de los procesos socioculturales en general, ni de los procesos educacionales en particular. Uno de los más recientes es el Constructivismo, que establece que el aprendizaje es esencialmente activo. Una persona que aprende algo nuevo, lo incorpora a sus experiencias previas y a sus propias estructuras mentales.
Así de esta forma, se han integrado concurriendo entre si diversos pensadores, la propuesta de nuevas pautas para abordar la educación con una mejor prospectiva. Precisando que en los actuales tiempos en las instituciones educativas se continua confrontando al ser humano y su entorno desde posturas positivistas, bajo paradigmas cuantitativo, técnico e instrumental que no da respuesta al quehacer integral de la humanidad y no responde a las investigaciones de las ciencias sociales.
Por consecuencia uno de los inconvenientes en la legitimación de la ciencia como modelo absolutista del conocimiento ha sido la postura que confronta las ciencias exactas contra las ciencias sociales, determinando un debate constante entre lo científico y lo humanista. Adoptando el positivismo una posición hegemónica sobre el conocimiento, ya que argumenta que la debilidad de las ciencias sociales tiene que ver con la subjetividad inmersa en esta.
Con base a lo expuesto, para Martínez (2005): “la ciencia no puede responder por la solidez de sus propios fundamentos” (p.18). Su método establece desde lo analítico, descomponer el todo en partes, siendo la consecuencia primordial de este enfoque, la especialización dando origen a una investigación parcial donde los saberes son segmentados y responde a la causa y efecto, descontextualizando las posibles causas que generan el objeto de estudio.
En este marco de ideas florece el Paradigma Complejo cuya base epistemológica conjuga lo diverso, dando importancia a la subjetividad humana, que no solo considera el saber académico, sino que da relevancia al saber social. Tendiendo puentes de conexión entre lo objetivo y subjetivo, entre lo cualitativo y lo cuantitativo. Por tanto es importante en un paréntesis, exponer que ante la necesidad que demanda el quehacer investigativo y educativo actual, el fundamento epistemológico de la ciencia moderna no da respuestas a las ciencias humanas. Por lo que el conocimiento científico confronta una crisis ante tal dificultad.
Continuando con los fundamentos de la Complejidad. En palabras de Morín (2001), define complejidad como “… tejido (complexus: lo que está tejido en conjunto) de constituyentes heterogéneos inseparablemente asociados” (p. 32). Constituye una trama de interacciones donde el sujeto y el objeto son indisociables, unidos entre sí en contextos familiares, sociales y naturales generando un sinfín de posibilidades analizados desde un principio autocrítico y auto-reflexivo. Al respecto Tellez (2001), expresa: “El estado actual de la teoría e investigación social, caracterizado por una profunda crisis de fundamentación tiene, entre sus fuentes primordiales, la adopción acrítica y la presencia hegemónica de la epistemología empírico-analítica…” (p. 13). De esta manera, la complejidad brinda la posibilidad de observar el problema desde diferentes perspectivas y romper con la linealidad: causa – efecto, aperturando la comprensión multidimensional.
Vinculado a lo anterior, la educación actual puede apreciarse con una visión integradora la cual desde lo epistemológico-ontológico, debe superar la separación y fragmentación de la sociedad del conocimiento, fomentando la convivencia, la comprensión de la realidad, el sentido de identidad y pertinencia social, responsabilidad con atención a las diferencias como parte del todo, en fin buscar la emancipación, conducida a la capacidad critica y auto reflexiva del ser humano. De igual forma promueve un pensamiento con amplia visión holística, donde cuentan los detalles, procesos, elementos y componentes del todo, de cada situación abordada desde el razonamiento.
Un ejemplo de las acciones en el  marco de Pensamiento Complejo, lo constituyen los nuevos proyectos socio políticos que se desarrollan en algunos países como Venezuela, donde se aborda el todo de cada ser social, considerando que cada elemento que lo rodea influye en su bienestar, progreso y desarrollo, lo cual a nivel educativo, se está impulsando con la propuesta de un nuevo diseño curricular que implica una enseñanza que comprenda el abordaje de problemas, promoviendo la integración de saberes y la interculturalidad, entendiendo la enseñanza desde lo multidimensional y transdisciplinario. ¿La realidad?, como todo proceso de cambio paradigmático, crea crisis y genera resistencias, al punto de que aún se requiere de reflexión, indagación y humildad en el reconocimiento propio y ajeno de los derechos y limitaciones.

Referencias Consultadas.
Martínez, M (2005) El paradigma emergente. Editorial Trillas. México.
Morín, E (2001) Introducción al pensamiento complejo. Editorial Gedisa. España.
Téllez, M (2001) Epistemología y educación: estudios sobre la perspectiva empírico- analítica. (Compilación) Cuaderno de Postgrado No-13. Caracas: UCV.

Alimir Garcia

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 09/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

PARADIGMA DE LA COMPLEJIDAD Y LA EDUCACIÓN

Mensaje por Yubi Bastidas el Lun Oct 10, 2016 10:00 pm

Paradigma de la Complejidad y la Educación
      El papel del conocimiento es explicar lo visible complejo por lo invisible simple. Más allá de la agitación, la dispersión, la diversidad, hay leyes. Así pues, el principio de la ciencia clásica es, evidentemente, el de legislar, plantear las leyes que gobiernan los elementos fundamentales de la materia, de la vida; y para legislar, debe desunir, es decir, aislar efectivamente los objetos sometidos a las leyes. Legislar, desunir, reducir, estos son los principios fundamentales del pensamiento clásico. En modo alguno pretendo decretar que esos principios estén a partir de ahora abolidos.
      Sin embargo, las prácticas clásicas del conocimiento son insuficientes. Mientras que la ciencia de inspiración cartesiana iba de lo complejo a lo simple, el pensamiento científico contemporáneo intenta estudiar la complejidad de lo real bajo la apariencia simple de los fenómenos. De hecho, no hay fenómeno simple.
  Se cree que el conocimiento tenía un punto de partida y un término, que el descubrimiento de un principio simple no es el término; reenvía de nuevo al principio simple que ha esclarecido en parte. Así, piénsese en el caso del código genético que, una vez descubierto, nos reenvía a la pregunta: ¿por qué existe esa diversidad extraordinaria de formas en los animales y los vegetales?.
     Al respecto  Bachelard (1953) expresa que la ciencia contemporánea buscaba -porque él pensaba en la física- la complejidad, es evidente que los científicos desconocían que eso era lo que les concernía. Frecuentemente tienen una doble consciencia; creen siempre obedecer a la misma vieja lógica que han recibido en la escuela; pero, de hecho, sin que lo sepan, en su espíritu trabaja otra lógica y otros principios de conocimiento.
    Desde luego, se ha tratado mucho de la complejidad en el dominio teórico, físico, en el dominio sistémico; Para Weaver llama la complejidad desorganizada que hizo incursión en el conocimiento con el segundo principio de la termodinámica, el descubrimiento de ese desorden microscópico, microcorpuscular, en el universo. Pero la complejidad organizada es, con frecuencia, reconducida a la complicación. ¿Qué es la complicación? Cuando hay un número increíble de interacciones, por ejemplo entre moléculas en una célula o neuronas en un cerebro, ese número increíble de interacciones y de interretroacciones sobrepasa evidentemente toda capacidad de computación -no solamente para un espíritu humano, sino incluso para un ordenador muy perfeccionado- y entonces efectivamente es mejor atenerse al input y al output.
    La necesidad del pensamiento complejo, señala  Morin (1994) surge ante las carencias  del pensamiento simplificante –el paradigma racionalista y positivista de la modernidad-, que provocó un saber parcelario e desconectado, ciertos criterios de validez del conocimiento, un énfasis en las certezas, la apariencia de orden, estabilidad y progreso, entre otros.
    Surge la transdisciplinariedad en tanto que perspectiva de integración del conocimiento, planteamiento de problemas y conjunción de saberes en tanto que ha emergido como una apuesta  filosófica del conocimiento al servicio de lo humano sin dejar de lado su lugar en la cultura.
    Sumado a lo anterior, mencionar que  los cambios generados a raíz del desarrollo tecnológico y científico en el siglo XX, así como los avances de las ciencias han estimulado el abordaje de nuevos problemas, que incluyen dilemas y conflictos que encajan dentro de los aspectos morales. Así, se ha planteado una crítica aguda hacia el aspecto moral de la ciencia y la técnica, cuando evaluamos los daños ocasionados por el mal uso de la ciencia con fines ideológicos, políticos y militares para controlar a la humanidad; dicha cuestión, ha permitido generar dudas acerca del uso social del conocimiento, produciendo una natural preocupación por las consecuencias de dichas actividades humanas en el campo de la moral.
       La nueva educación podría concebirse desde una visión más integradora,  lo que requiere una nueva visión epistemológica-ontológica, y que más allá de la fragmentación del conocimiento, los contenidos y del mundo, se inserte en la sociedad y la naturaleza, fomentando una formación con sentido de identidad y pertenencia desde lo local a lo global, con miras a la comprensión y la convivencia con los demás y el entorno con responsabilidad social atendiendo las diferencias y la interculturalidad, entre otros valores orientados hacia un proceso emancipador, entendiendo éste último no desde una aproximación tendenciosa o de filiación política sino como la capacidad para plantearse reflexiones con capacidad crítica y autocrítica.
     Pero sin duda alguna, lo que expone la delicada situación de la escuela hoy es el lugar que han venido ocupando las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, se aboga por una metateoría en tanto que un intento por generar discusión en torno a una teoría.
       Por su parte, la pedagogía del caos se plantea como un sistema educativo abierto, que se establece a partir de entornos físicos múltiples, coherentes, pero interconectados dando forma a una sintaxis visual que motive a los miembros de la comunidad universitaria, a la discusión pluridisciplinar sobre temas concretos.
    Al respecto  Díaz (2006) que emerge una nueva educación que se basará en el hipertexto o en las múltiples entradas y salidas del conocimiento: "En otras épocas se sostenía que la pedagogía debía conducir a la perfección del ser humano. En plena época tecnológica y digital, esos valores evidentemente están siendo descartados. Hoy el ideal del "hombre ilustrado" le está dejando su lugar al ideal de la capacidad de aprender. Antes el conocimiento se acumulaba, ahora se descarta. Mejor dicho, se aprenden cosas que en poco tiempo dejan de tener vigencia. Por ejemplo, los programas de computación que "envejecen" tan pronto como se los comienzan a manejar con cierta soltura. Se trata entonces de estar abiertos a nuevas capacidades e informaciones, más que a la adquisición definitiva de los conocimientos".

Yubi Bastidas

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 10/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El paradigma de la complejidad y la educación

Mensaje por Ptte Ever Guerrero el Mar Oct 11, 2016 3:09 am

La propuesta de educación en el marco de la complejidad o en el marco de un pensamiento complejo consiste en reunir un conjunto de experiencias realizadas por el individuo el cual aprende de estas; esto es pues que se la concibe como un medio de recrear, controlar y dirigir la experiencia; en donde el papel fundamental del docente es ayudar al estudiante a resolver sus propios problemas. No se le concibe como una forma de preparación para la vida, sino más bien como parte integrante de ella.
Es por ello que pretende lograr la formación integral de cada ser humano en un conjunto de valores, habilidades y destrezas, a través de la participación activa, consciente y solidaria en los procesos de transformación social y de gestión de los asuntos públicos, respetuoso de las leyes y de la pluralidad cultural y étnica, de esta forma desarrollar capacidades investigativa e innovadora en saber hacer científico, humanístico, técnico, artístico y tecnológico.
Así como también la integración de la transdisciplinariedad,  donde se evidencia la necesidad de redefinir los procesos educativos y vincularlos a aspectos tanto demandados como desatendidos, a cuestiones urgentes y a retos perennes que trascienden la noción de competencia, la conveniencia de aprender una cosa y todo lo relacionado con ella, del modo siguiente: el individuo aprende un contenido que puede relacionar con otro o con sus experiencias, donde logra un proceso de enseñanza- aprendizaje significativo.
De igual forma este modo de educación basado totalmente en la transdisciplinariedad, busca comprender completamente el conocimiento globalizado de todos los modos posibles, que el educando comprenda el mundo como lo está experimentando mediante una guía continua a nuevos saberes.
Por consiguiente, si se lleva a cabo el pensamiento complejo dentro de la educación la creatividad constante en los educandos se verá mucho más resaltante, así como también sus inquietudes, lo que hace que crezca la necesidad de conocer, de igual forma implica que deben ser multifacéticos, ya que el aprendiz no se encuentra en la capacidad de saber de antemano a qué problemas se va a enfrentar en sus desempeños profesionales o en su vida diaria, pero debe estar en la capacidad de resolver de manera creativa un amplio rango de ellos. Para esto, es necesario que desarrolle la comprensión profunda de la realidad, el pensamiento crítico y la integración de conocimiento, reflexión y acción (Verdejo y Freixas, 2009).
El aprendizaje basado en el pensamiento complejo enfatiza como fuerza motora de la enseñanza y aprendizaje las “tareas auténticas de aprendizaje”, es decir las tareas basadas en la puesta en práctica en la vida diaria, es por ello que el objetivo de estas tareas es que el aprendiz logre integrar conocimientos, actitudes y habilidad en situaciones problemáticas nuevas, que les permitan hacer la transferencia de lo aprendido a las nuevas situaciones. Entonces, ésta se constituye en una preparación para los desempeños profesionales en escenarios de complejidad e incertidumbre.
El desarrollo de pensamiento complejo favorece la formación interdisciplinar, la cual consiste en el análisis de un problema desde el paradigma de la complejidad implica ver sus diferentes aristas que permitan integrar la visión desde diferentes disciplinas y en varias dimensiones (Verdejo y Freixas, 2009).
El enfoque del pensamiento complejo implica asumir un diseño holístico, que requiere contemplar la complejidad en su totalidad, pero sin perder de vista los elementos independientes y las interconexiones entre ellos. Abordar este enfoque ayuda a desmontar la  fragmentación propias de los enfoques tradicionales (Merriënboer & Kirshner, 2007).
El enfoque del pensamiento complejo busca la transferencia del aprendizaje a situaciones particulares. Uno de los principales problemas de las metodologías tradicionales es que se pierde la conexión entre la teoría y la práctica o resulta difícil hacer la transferencia de la primera a la segunda, puesto que ambas se encuentras desvinculadas entre ellas, esto hace que el estudiante no comprenda los contenidos y mucho menos comprenda para que le sirven en su vida cotidiana.
Es por ello que para asegurar la transferencia efectiva, el aprendizaje basado en el pensamiento complejo privilegia el diseño de tareas que integren conocimientos, habilidades, experiencias y actitudes; y que vayan de lo fácil a lo más difícil para que el aprendiz desarrolle experticia a nivel gradual, ya que los conocimientos deben ir totalmente vinculados con la práctica y las experiencias vividas por los estudiantes, así ellos podrán comprender de forma clara y crítica los conocimientos, haciendo de estos aprendizajes significativos.

Ptte Ever Guerrero

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 11/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Nuevos Tiempos en la Educación

Mensaje por Jacquline Perez-Teran el Mar Oct 11, 2016 4:41 am

No hay duda que  el desarrollo actual de la Sociedad Moderna está determinado  por una serie de  cambios a todo nivel (político, económico, social, cultural, científico-tecnológico, comunicacional, militar, educativo,…), ello impone una realidad social en la cual los procesos de desarrollo se encuentran en constante cambio y ebullición, es así como se genera la búsqueda de un nuevo paradigma epistemológico que responda a las necesidades de una nueva la forma de producir conocimiento. Por ello bajo un contexto integrador surge la propuesta del Paradigma de la Complejidad de Edgar Morin, a través del cual se trata de dar respuesta a una creciente red de nuevas  relaciones que  han establecido entre si las personas y con el medio, es la búsqueda de entender al ser humano y el conocimiento de forma integral y compleja, ya que este está en constante construcción. Es así como el pensamiento complejo se desarrolla a partir de un visión inicial, a través de la cual se pueden imaginar distintos escenarios de acción, que en su desarrollo se podrán modificar según las informaciones que se obtengan en el proceso, esto se debe a que el saber no es parcelado, ni dividido  y se reconoce lo inacabado e incompleto de todo conocimiento. Esta propuesta epistémica de complejidad tendrá como  inspiración las Teorías de Sistemas, de la Información, la Cibernética y el Concepto Auto-organización, Morin se refiere a ello en el Prologo su libro Introducción el Pensamiento Complejo en los siguientes términos “Desde
 mis
 primeros
 libros
 he
 afrontado
 a
 la
 complejidad, que
 se
 transformó
 en
 el denominador común de tantos trabajos diversos que a muchos les parecieron dispersos. Pero la palabra complejidad no venía a mi mente, hizo falta que lo hiciera a fines de los años 60, vehiculizada por la Teoría de la Información, la Cibernética, la Teoría de Sistemas, el Concepto de Auto-organización, para que emergiera bajo mi pluma, o mejor dicho, en mi máquina de escribir. Se libero, entonces, de su sentido banal (complicación, confusión) para unir en si orden, desorden y organización  y, en el seno de la organización, lo uno y lo diverso; esas nociones han trabajado las unas con las otras,  de manera a la vez complementaria y antagonista; se han puesto en interacción y constelación” (1.994). Es así como a través de la propuesta de la complejidad se busca una forma de transformar la realidad humana y es a través del campo educativo con sus relaciones con el mundo del conocimiento y el mundo concreto que se podría lograr, mediante la utilización de un abordaje y construcción del conocimiento desde el campo biológico, cerebral, lógico, cultural, lógico, social, espiritual e histórico y no solo desde el aspecto cognitivo, de ahí que la educación es vista desde la complejidad como un ir y venir del pensamiento a la acción, de la organización al desequilibrio y a la retroacción. Sin duda que a través de una interacción  permanentemente con la cultura, la educación incorpora nuevos miembros a la sociedad brindándoles a estos valores, reglas, pautas de comportamiento, ritos y costumbres pero el entorno puede generar demandas que afecten a la educación y por ello esta recurre a una reinterpretación de la realidad generando retroacciones, que pudiesen llevar a algunas reformas educativas. En resumen la interpretación de la realidad en el mundo actual se presenta a través de una visión transdisciplinaria que tiene como finalidad, la comprensión del mundo desde la unidad del conocimiento. En efecto esta visión del mundo ubica al hombre  y a la humanidad como el centro de la reflexión y desarrolla una concepción integradora, sobre el conocimiento global concibiendo la nueva educación como una construcción entre todas las ramas del conocimiento, sin dejar ninguna a un lado e involucrando para ello a todos los actores de la sociedad.

Jacquline Perez-Teran

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 09/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

PARADIGMA DE LA COMPLEJIDAD Y LA EDUCACIÓN

Mensaje por angel molina el Mar Oct 11, 2016 5:07 am

Es menester precisar las interrogantes que dan entrada a la siguiente construcción racional, lógica y social sobre uno de los temas de interés educativo que en el alba de la pedagogía militar,  es pertinente estudiar y aplicar no solo como referentes teóricos, sino en el campo propio del acto educativo que son nuestras aulas, el primer constructo al que se hace referencia es la transdisciplinariedad, el cual, luego de su estudio y análisis de los aportes de diversos autores como Basarab Nicolescu Edgar Morin y Paulo Freire, se llega a la conclusión que el conocimiento  es el epicentro  o el edificio mejor dicho, donde confluyen una serie de dogmas, creencias, fundamentos paradigmas y que estos a su vez tienen sus postulados  en diferentes métodos y formas de accionar,  pero estos métodos llamados científicos tienen un punto de encuentro donde estos diversos enfoques encuentran una relación llamada armónica para que ese todo dividido en partes, encuentre un espacio sistémico  donde la empatía entre esas diversas formas o métodos juega un papel relevante y esas diversas teorías vinculadas como un sistema confluyen entre si para que el conocimiento que se aporta al universo tenga una cosmovisión de todos los elementos que hacen vida dentro de ella, es decir que todas las distintas teorías que se encuentran en la base del edificio trabajan  cada una en su área pero con un fin en común en armonía y en empatía con el elemento principal que es el conocimiento, en consecuencia la transdisciplinariedad es el antes, el durante y el después, es el todo integrado en un solo bloque.
De esta manera ha surgido una  nueva sociedad también denominada sociedad del conocimiento o sociedad de la información la cual hace uso de las tecnologías de la información y la comunicación para masificar el conocimiento, divulgarlo, reinterpretarlo o bien podría decirse construirlo de manera colaborativa, siendo así el constructivismo una de las premisas fundamentales en esta nueva forma de aprender, pero además de ello también han emergidos nuevas teorías que se han amoldado a estas nuevas exigencias  o a esta nueva era del conocimiento estamos hablando del Conectivismo, donde se describe la gran cantidad de nodos  o formas de aprender a través de las conexiones que se pueden hacer a la red y el uso de distintas herramientas como apoyo a la instrucción, esta nueva forma de concebir el conocimiento ligado a un nuevo punto de vista sobre la realidad y un emergente método de conocimiento y análisis científico de la misma, permite una visión integral, dinámica y en movimiento que incluye dentro de sus observaciones, la observación a si mismo de modo que se auto cuestiona y es capaz de aceptar sus propias deficiencias y contradicciones, todo lo anterior  es lo que conocemos como  pensamiento complejo  la cual tiene sus bases en lo que llamamos la teoría del caos, según Morin “el mundo como un todo está cada vez más presente en cada una de sus partes”. Este es el punto de vista central de la teoría de la complejidad, que descubre en toda su infinita profundidad la complejidad de lo real y que permite asociar en la unidad elementos antagónicos pero complementarios, reconocer la dualidad en el seno de la unidad y ver la cohabitación del orden y el desorden en todas las cosas.
Estamos sin duda, inmersos en una revolución científico-técnica que significa una nueva forma de producir y pensar realidad. Las  necesidades y problemas teórico-prácticos, han demandado cambios y rupturas epistemológicas, e incluso, de la propia  racionalidad. De esta manera,  podría decirse que estamos frente a cambios de paradigmas, como resultantes de revoluciones científicas,  estos movimientos científicos parciales y disciplinarios, no sólo comenzaron a interrelacionarse, sino que, además, a dimensionarse con el aporte de la Filosofía como saber omnicomprensivo, como un movimiento único. En este sentido, algunos autores como Edgar Morin, comenzaron a identificar y masificar profundas reflexiones sobre las semejanzas sincrónicas, a pesar, de las distintas parcelas y problemas del conocimiento. Todo lo cual, ha dado como resultado  la configuración y denominación de un nuevo paradigma científico generalizador, capaz de abarcar a todas las ciencias, como lo es el surgimiento de este nuevo paradigma complejo o de la complejidad
1Tte Angel Molina

angel molina

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 11/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El paradigma de la complejidad y la educación

Mensaje por ugaspetit el Mar Oct 11, 2016 6:08 am

PARADIGMA COMPLEJO, ADAPTACIÓN A LOS CAMBIOS.
Los finales del Siglo XX y los principios del Siglo XXI, la humanidad ha enfrentado grandes retos, que vienen relacionados directamente por la velocidad que poseen los cambio ocurridos en todos los ordenes desde lo social, económico, industria e inclusive espiritual, afectando de manera significativa al ser humano. En la actualidad el hombre se encuentra sometido e inmerso en diversos tipos de revoluciones, lo que significa la necesidad de adaptarse a esas nuevas formas de comprender y adaptarse a esa realidad. Ahora bien el comprender esa nueva realidad ha demandado del hombre nuevas posturas epistemológicas que ayuden a entender de manera más dinámica la necesidad de romper con viejos paradigmas y crear nuevos. Thomas Kuhn (1962) expresaba: "podría decirse que estamos frente a cambios de paradigmas, como resultantes de revoluciones científicas". Para Kuhn, la humanidad estaba en plena erupción para crear nuevas formas de ver la realidad. A finales del Siglo XX, se desarrollan en los países occidentales grandes movimientos científicos que se interrelacionan con un fin común, dar sentido a esa nuevas filosofías que están naciendo, pero que a pesar de ser ciencias diferentes, poseen la capacidad de reflexionar sobre un mismo problema, con diferentes visiones pero de manera sincrónica. Esa nueva y diversa manera de apreciar la realidad en un todo, se le denomino, Paradigma Complejo o de la Complejidad. Ahora bien, es importante destacar, que la ruptura con viejos paradigmas y la creación de nuevos, esta muy ligado a el fenómeno de lo complejo que se encuentra la sociedad actual y que esta dinámica ha demostrado que los viejos paradigma no son los suficiente fuertes para dar soluciones contundentes a los fenómenos surgidos por estos cambios.
De acuerdo a lo expresado anteriormente, surge una pregunta; ¿Si, a pesar de todos los cambios ocurridos a nivel de nuestra realidad, en todos los ordenes, La educación podrá adaptarse a es cambio de paradigma y aceptar el paradigma complejo para dilucidar una nueva realidad en este aspecto?. La Educación como proceso humanista, esta influencia por el pensamiento, por lo tanto, como resultado de pensamientos, debe ir adaptándose  a nuevas formas de concebir la realidad, va adaptándose a ese nuevo interactuar con el mundo, a ese nueva forma de pensar y comprender la complejidad con que se desarrolla la sociedad. esta nueva forma de ver y concebir al mundo que nos rodea, influye decididamente con esa nueva forma de conocer, pensar y de actuar. Desde la perspectiva epistemológica, el proceso educativo valida nuevos conocimientos y que este nuevo conocimiento ya no es mecánico, siendo en la actualidad es un conocimiento fundamentado en la interrelacionalidad de las ciencias. En la actualidad, la educación se concibe como un elemento de primer orden para fundamentar la transformación del conocimiento simple a un conocimiento complejo.

ugaspetit

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 10/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El paradigma de la complejidad y la educación

Mensaje por Magaly Pèrez el Mar Oct 11, 2016 1:42 pm

Como respuesta a la primera interrogante planteada, se tomará como referencia a Morín (2001), el cual expresa que la “transdisciplinariedad, se trata a menudo de esquemas cognitivos que pueden atravesar las disciplinas, a veces con una virulencia tal que las pone en trance” (p. 158).
De acuerdo a Romero (s/f), “es aquello que se sitúa a la vez entre las disciplinas (interdisciplinariedad), a través de las disciplinas (pluridisciplinariedad) y más allá de las disciplinas (transdisciplinariedad) cuya finalidad es la comprensión del mundo presente a partir de la unidad del conocimiento.
Por lo tanto, la transdisciplinariedad hace referencia tanto a los fundamentos y métodos del conocimiento científico como a la propia estructura y modo de proceder de la razón. Las características principales de este modo de entender y afrontar la realidad como un proceso son la apertura, la complejidad técnica y humana, la flexibilidad, la imprevisibilidad de sus requerimientos, la emergencia de sus planteamientos y procesos. Quiere decir entonces, que este enfoque es capaz de redefinir necesidades educativas y a vincularlas a aspectos tanto demandados como desatendidos, a cuestiones urgentes y a retos perennes que trascienden la noción de competencia.
Por otra parte, pudiera ser un acceso y una metodología polivalente, investigativa, didáctica, profesional y social. Por ello es tan importante la Pedagogía, como ciencia holística y orientada en la formación y el crecimiento personal y social; es susceptible de expresión y aplicación a la enseñanza y a la investigación.
Por otra parte, el enfoque transdisciplinar tiende a alcanzar su fuente (el conocimiento mismo) y, desde él, a todas sus producciones y expresiones. Por tanto, si de conocimiento se habla, este enfoque está implícito. Se vale con frecuencia de metáforas útiles, como la complejidad, para construir su fuente “el cerebro humano” con el fin de anhelar ponerse a su altura potencial.
Es por ello que Edgar Morín, considera que la complejidad conduce a un modo de construcción que aborda el conocimiento como un proceso que es a la vez, biológico, cerebral, espiritual, lógico, entre otros; no dificulta las explicaciones ni obstaculiza el proceso del conocer, si no que ayuda porque permite ver las cosas en su contexto y a causa de esto permite comprender con mayor facilidad y profundidad la realidad; cree en la tentativa de desarrollar un pensamiento lo menos mutilante posible y lo más racional posible; afirma a su vez que las ideas generales no pueden ser eliminadas y terminan por reinar de forma oculta en el mundo especializado y en el conocimiento científico mismo, teniendo un rol motor y productor.
El paradigma de la complejidad postula la necesidad de organizar el conocimiento científico desde la transdiscilinariedad. Recordando que el conocimiento no es otra cosa que el conjunto de hechos recogidos por las teorías científicas así como al estudio de la adquisición, elaboración de nuevos conocimientos mediante el método científico.
En cuanto a cómo impactan estas posturas a la educación, se puede inferir que la transdisciplinariedad, como principio epistemológico, implica una actitud de apertura con la vida y de todos sus procesos, actitud que ayuda para sobrepasar las barreras disciplinares en el intento de entender mejor lo que está más allá de los límites y de las fronteras establecidas. Un principio que requiere que el pensamiento vaya más allá de los aspectos establecidos de los cognitivos fundamentados en el desarrollo de competencias y de habilidades para que el proceso pueda de verdad hacer eco en la subjetividad humana. Adicionalmente, no combina como único pensamiento y con prácticas pedagógicas instruccionistas, porque valora el pensamiento relacional, articulado, crítico, creativo, auto-eco-organizador y emergente.
Muchas son las implicaciones de la transdisciplinariedad, nutrida por la complejidad, en los ambientes educacionales, en las prácticas pedagógicas, en la búsqueda, en el currículo y en las sistemáticas de evaluación. En fin, en la educación en general. Ella conlleva a tener que repensar las prácticas pedagógicas, el currículo, la enseñanza, en fin, mucho de lo que ocurre en los ambientes de aprendizaje. Y en este replanteamiento de nuevas prácticas pedagógicas, se trabaja, simultáneamente con los operadores cognitivos de la complejidad, con la lógica ternaria y con lo que sucede en los diferentes niveles de realidad y de percepción de los aprendices.
Por otra parte, la transdisciplinariedad no es una nueva creencia, ni es una teoría pedagógica que reemplaza todo lo que se ha hecho en la educación hasta ahora; requiere una actitud abierta frente a la realidad y el conocimiento, exige claridad y precisión epistemológica  para que se pueda agotar todas las posibilidades relacionadas con el objeto o las disciplinas trabajadas y reconstruir el conocimiento trabajando en otro nivel.
Se dice que la transdisciplinariedad no combina con un pensamiento único y con prácticas de enseñanza, ya que valoriza el pensamiento complejo y relacional, el pensamiento articulado, auto-eco-organizador y emergente. Valoriza los procesos críticos, creativos, dialógicos y recursivos, reconociendo la autonomía relativa al aprendiz y la responsabilidad individual y colectiva. Trabaja con el concepto de aprendizaje integrado, teniendo en cuenta que los fenómenos cognitivos son inseparables de los fenómenos biofísicos. De ahí la importancia de las estrategias pedagógicas transdisciplinares para la creación de nuevos escenarios de aprendizaje o de “momentos transdisciplinares”, como expresa Juan M. Batalloso (2009).
Ayuda a entender que ya no se puede seguir trabajando con propuestas didácticas apoyadas en un pensamiento determinista y reduccionista, en una planificación positivista y en una metodología que fragmenta la realidad, el conocimiento y la vida. No se puede seguir sobrevalorando el método didáctico como un modelo abstracto y formal que supuestamente quiere poner orden en todas las unidades del conocimiento; ni seguir privilegiando esta u otra estructuración del método didáctico, es decir, o privilegiando el objeto, o el sujeto o el contexto social en que las cosas suceden.
La transdisciplinariedad, nutrida por la complejidad, exige que cada docente cree ambientes y contextos de aprendizaje más dinámicos y flexibles, más cooperativos y solidarios, la creación de ecosistemas educacionales en los cuales predominen la solidaridad, la asociación, la ética, la generosidad, el compañerismo, el diálogo en la búsqueda constante de soluciones a los conflictos emergentes, así como el respeto por las diferencias y el reconocimiento de la diversidad cultural, de la existencia de diferentes estilos de aprendizaje que tanto enriquecen las experiencias individuales y colectivas, experiencias que tanto embellecen nuestras vidas. Ella implica el desarrollo de prácticas educativas que mejoren la capacidad de reflexión de los estudiantes, que desarrollen su autoconocimiento, la capacidad de interiorización y armonización, así como facilitar los procesos de construcción de conocimiento, relacionados con el desarrollo humano.

Magaly Pèrez

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 11/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El paradigma de la complejidad y la educación

Mensaje por Ptte. Pedro Valiente el Miér Oct 12, 2016 6:52 pm

Hoy en día y en base a nuestra sociedad y las necesidades que ella presenta, se pudiera decir, que la educación puede llegar a tener una visión integradora, es decir, que requerirá de un punto de vista epistemológico y ontológico que se inserte en la sociedad y su naturaleza en sí, obteniendo un sentido de pertenecía e identidad desde lo micro a lo macro de modo de comprender y convivir con los demás y su entorno con responsabilidad social atendiendo sus diferencias e interculturalidad, entre otros valores dirigidos hacia un proceso emancipador, entendiendo este como la capacidad de reflexionar de modo critico y autocritico.
Edgar Morín nos ofrece una primera aproximación a la complejidad: "A primera vista la complejidad es un tejido (complexus: lo que está tejido en su conjunto) de constituyentes heterogéneos inseparablemente asociados: presenta la paradoja de lo uno y lo múltiple. Plantea la Complejidad en conjunción de dos términos que parecen autoexcluirse, pero que a poco que volvamos sobre nosotros mismos los encontramos muy íntimamente entrelazados. La vida cotidiana es una vida en la que cada uno juega varios roles sociales. Cada ser tiene una multiplicidad de personalidades en sí mismo, un mundo de fantasmas y sueños que acompañan su vida.
Para conocer la realidad no podemos renunciar ni al todo, ni a las partes; con lo que esbozamos uno de los tres principios que según Morín nos pueden ayudar a pensar la complejidad: el Principio hologramático, en el que no sólo la parte está en el todo, sino que el todo, en cierto modo, está en la parte. Las relaciones que se establecen entre el todo y las partes son complejas: la unión de las diversas partes constituye el todo, que a su vez retro actúa sobre los diversos elementos que lo constituyen confiriéndoles propiedades de las que antes carecían.
La relación del todo con las partes no es meramente acumulativa, es solidaria. Las partes conforman el todo, pero este a su vez retro actúa sobre las partes confiriéndoles propiedades nuevas, de las que carecían antes de combinarse entre sí. El producto es productor de lo que produce, y el efecto causante de lo que causa. Lo que Morín viene a llamar principio recursivo organizacional, que junto al principio dialógico - que se basa en la asociación compleja de instancias necesarias juntas para la existencia, el funcionamiento, y el desarrollo de un fenómeno organizado - y junto al principio hologramático (en el que no sólo la parte está en el todo, sino que el todo, en cierto modo, está en las partes) constituyen los instrumentos que nos ayudan a movernos en la Complejidad.
La escuela no es ajena a los procesos de cambio que se manifiestan en nuestras sociedades. Muchos conceptos y teorías se renuevan con increíble rapidez y la movilidad se ha convertido en la característica principal. Sin embargo, las escuelas no son instituciones preparadas para asumir el cambio. La cultura escolar sigue siendo profundamente autoritaria, vertical, basada en el paradigma del orden. “El orden en las escuelas es un valor en sí mismo. Para mantenerlo es permitido reprimir, castigar, violentar, suspender, expulsar.... El orden en la escuela significa disciplina, jerarquía, ubicación.”


El paradigma de la complejidad nos debe ayudar a evitar las simplificaciones. De hecho, en el momento que vivimos, y la crisis desatada a nivel mundial, aparece la tentación del maniqueísmo (buenos-malos; terroristas-defensores de la “justicia infinita” (¿?); oriente-occidente). La educación puede reforzar estos estereotipos, o más bien ser un espacio de resistencia crítica a la simplificación.
Para la escuela de nuestros días se abre la enorme tarea de filtrar y de interconectar experiencias diferentes, heterogéneas, desequilibradas. Es esta una tarea que ante todo se define en sentido negativo: lo que no se puede hacer de ningún modo, más que lo que se debe hacer. ¿Puede estar la escuela a la altura de redefinirla en términos educativos? La perspectiva de la complejidad, en educación, debe crear en las personas competencias y actitudes para asumir y enfrentar la diversidad que asume formas distintas según género, cultura, etnia, lengua, orientación sexual, preferencia sexual o creencia religiosa. El Informe Delors de UNESCO (1997) definía la educación en función de 4 pilares (aprender a ser, aprender a hacer, aprender a conocer, aprender a convivir). “Aprender a convivir” significa desarrollo de la tolerancia, pero más que ello, apertura a lo distinto.
El reconocimiento de la diversidad exige también repensar la propia identidad. Necesitamos reconocer nuestra identidad y pertenencia local, pero abiertos a las exigencias de la ciudadanía global, evitando falsas dicotomías. Tal como señala Ceruti, una de las tareas urgentes de la educación es “ayudar al individuo a percibirse como una identidad múltiple, ayudándolo al mismo tiempo a percibir a los otros individuos como identidades también múltiples. Solo este juego de reconocimiento recíproco, en sí mismo y en los otros, puede hacer emerger nuevas ideas de ciudadanía...”
En el contexto de cambios y transformaciones que vivimos, debemos aprender a convivir con la incertidumbre. En los centros educativos no se deberían enseñar las cosas como definidas, o como leyes inmutables, o como versiones acabadas. No se trata sólo de mostrar la diversidad de opiniones o puntos de vista que existen en diversas áreas del saber humano.
En cuanto a la Transdisciplinariedad está hermanada de la complejidad de manera de pensamiento racional y como forma de ver e interpretar el conocimiento de la vida humana y su compromiso social, es decir, la necesidad de vivir, aprender y enseñar un pensamiento complejo, que conlleve a las disciplinas como posibilidad de humanidad, de modo de vencer las limitaciones y rupturas del sujeto separado de sí mismo en la búsqueda del conocimiento.

Ptte. Pedro Valiente

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 12/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El paradigma de la complejidad y la educación

Mensaje por lcp7261 el Vie Oct 14, 2016 4:23 pm

EL PARADIGMA DE LA COMPLEJIDAD Y LA EDUCACIÓN

          De acuerdo a la opinión de Basarab (2003),la Transdiciplinariedad,tiene como finalidad la comprensión del mundo presente desde el imperativo de la unidad del conocimiento.Su interés es la dinámica de la acción inscrita en distintos niveles de la realidad,y se apoya en la existencia y percepción de estos niveles de la realidad que circundan al sujeto que observa,piensa y analiza y lograr así, la aparición de nuevos niveles de comprensión lógica de acuerdo a la complejidad de dicho proceso interactivo.
          En base a esta premisa,la Trasdiciplinariedad propone analizar la realidad desde una posición multidimensional y poder ampliar en distintos niveles la comprensión y entendimiento de dicha realidad,buscando romper con paradigmas unidimensionales del pensamiento, que reduce la comprensión del sujeto llevándolo al seguir de las sociedades tradicionales y a sistemas totalitarios así como a fanatismos ciegos hacia un área de la vida del hombre.
          Desde este punto de vista Transdiciplinario la educación esta en una posición reductiva, a merced de políticas educativas que según su criterio buscan la transformación educativa,creando nuevos paradigmas,teorías,leyes,entre otros aspectos que conlleven a su fortalecimiento,pero que en realidad no conducen a ninguna parte,no llevan a la integración de un mundo amplio y totalitario,a la amplitud critica de la realidad educativa y sociales,ello trae como consecuencia que la educación se vea y sienta como en un gran aislamiento institucional alejados de la avances tecnológicos,científicos y de los cambios acelerados de los aspectos culturales y sociales.
          Para ello se hace necesario preparar a los docentes en dinámicas interdisciplinarias  y con una visión transdisciplinaria del mundo,para integrar la transdiciplinariedad en todo este contexto educativo,así mismo se requiere la formación epistemologica y metodológica en el tratamiento y procesamiento de la información y el conocimiento,lo cual debe estar inmerso en los contenidos curriculares.
           Sin embargo,en la forma de enseñar y transmitir los conocimientos,existe una sensación de "Complejidad",ya que poco a poco se va perdiendo el sentido de la verticalidad y se crece en la horizontabilidad unidimensional y fragmentada de una realidad compleja,alejándose de este modo de toda transversabilidad del fenómeno del conocer y aprender. En este sentido Edgar Morin (1989), señala que la complejidad contenida en la diversidad,articulación,interdependencia y fungosidad de circunstancias y problemas sociales,excede a los prismas disciplinario.
            En tal sentido,la educación actual se observa tal y como lo dice el autor anterior en "Saberes Compartimentalizados y aislados los unos de los otros",por lo tanto los saberes de  hoy en día se enseñan de forma especializada,o sea cada parcela con su especialista,se tiene especialistas en química,física,biología..entre otras ramas del saber.lo que hace que los estudiantes aprendan por segmentos del saber, no encontrándole así una relación directa con lo que aprende en otras áreas del conocimiento.o sea en muchos casos no se podría hablar d aprendizajes significativos,delegando la relevancia del aprendizajes transdisciplinario,donde el saber debe ser el todo mas que la suma dec sus partes (teoría Gestalt).
            Estos elementos traen como consecuencia que el interés hacia la educación formal sea baja,al igual que las ganas de aprender,ya que no le observan  el sentido verdadero al hecho educativo,de alli que los espacios del saber se están cambiando por los llamados  territorios virtuales, que vibran en entornos de interés pluridimensionales,relacionandolos con cualesquiera de los ámbitos de la vida,desarrollándose así las famosas  "inteligencias colectivas virtual",la cual le brinda al saber una vision amplia de su propia realidad y la del mundo,desde una percepción de ciberestudiante en su propio viaje pedagógico.
            De todo ello se desprende la importancia de elaborar el nuevo paradigma educativo centrado en la transdisciplinariedad,desde el enfoque multifactorial,vetical y partir el todo para lograr entender las partes q integran el proceso de enseñanza y aprendizaje.buscando obtener así  un pensamiento critico,apoyados con el uso de la hermenéutica y de la dialéctica,para desarrollar todo el sistema neurocerebral,en una amplitud de redes neurológicas del conocimiento efectivo y efecaz,al hacerlo significativo  de acuerdo a sus experiencias y vivencias,lo cual va a responder a ideas del mundo, q a palabras de Morin (1989),son las traducciones de lo real,lo q necesita de interconecciones para globalizar el saber.

lcp7261

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 14/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El paradigma de la complejidad y la educación

Mensaje por angela avila el Vie Nov 25, 2016 8:27 pm

para aporta un poco mas del estas  teoria sobre el El paradigma de la complejidad y la educación  A lo largo de la historia la pedagogía ha sido sustentada por diferentes corrientes psicopedagógicas en el siglo XX el concepto de complejidad dio paso al paradigma de la complejidad sustentado por Edgar Morín. El paradigma de la complejidad es una opción ideológica que asumiendo las aportaciones de la ciencia de las complejidad es orientadora de un modelo de pensamiento y de acción ciudadana. Analizando  la experiencia docente  como  educación bajo los criterios conceptuales de este paradigma.  De acuerdo con la  práctica del docente en el sitio educativo  La misión espiritual de la educación que es enseñar a comprender al ser humano y luchar por la ética de la comprensión humana, para lograr una paz planetaria. Son muchos los obstáculos que encontramos en el proceso de inclusión educativa la aceptación de las diferencias y la tolerancia
La educación, como proceso de formación de los seres humanos para la sociedad, se encuentra determinada por los requerimientos del ser social. Ésta se valida toda vez que mantiene coherencia con los paradigmas, clases, o las bases epistemológicas de un determinado cuadro científico de mundo o imagen de éste. De acuerdo a ello, develamos que las crisis o problemas que tiene el proceso educacional actual, obedecen a un movimiento objetivo de tensiones dadas por las necesidades sociales y los obstáculos de relaciones de poder sustentadas en paradigmas clásicos. Las interrogantes que dan entrada a la siguiente construcción racional, lógica y social sobre uno de los temas de interés educativo que en el alba de la pedagogía militar,  es pertinente estudiar y aplicar no solo como referentes teóricos  sino que esto a su vez  Influye decididamente con esa nueva forma de conocer, pensar y de actuar. Desde la perspectiva epistemológica, el proceso educativo
Se dice que la transdisciplinariedad no combina con un pensamiento único y con prácticas de enseñanza, ya que valoriza el pensamiento complejo y relacional, el pensamiento articulado, auto-eco-organizador y emergente. Valoriza los procesos críticos, creativos, dialógicos y recursivos, reconociendo la autonomía relativa al aprendiz y la responsabilidad individual y colectiva. Trabaja con el concepto de aprendizaje integrado. study study study

angela avila

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 11/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El paradigma de la complejidad y la educación

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.